Archivo de la etiqueta: Posada Carriles

Posada: ¿Ni mentiroso ni terrorista?

Olga Thaureaux Puertas

Este viernes en la tarde leí la noticia. Después de más de tres meses, el show con varios actos que se desarrollaba en El Paso, Texas, teniendo como protagonista al “actor” Luis Posada Carriles, había terminado. Felicitaciones, aplausos y abrazos se desencadenaron.

No sé si calificarlo como una farsa, una inmoralidad, un descrédito más. Lo cierto  es que aunque ya hemos recibido suficientes lecciones de la “justeza” de la política del gobierno de Estados Unidos, tenía la esperanza, luego de seguir las largas sesiones del juicio, donde diferentes testigos acudieron, de que se decidiera abrir nuevas causas a este connotado terrorista, que esta vez era juzgado por mentir a las autoridades migratorias de Estados Unidos, pero que al final, ni por eso va a pagar.

Reviso muchos documentos, declaraciones de dos de los cinco cubanos presos en cárceles de Estados Unidos “por buscar información sobre las acciones de los terroristas de origen cubano que, como Posada Carriles, se pasean libre e impunemente por las calles de Miami”, de Ricardo Alarcón, del padre del joven italiano que murió en uno de los hoteles de La Habana donde se pusieron bombas por ordenes de Posada, y no encuentro una explicación lógica a esta decisión tomada en tres horas, después de un juicio de más de tres meses. La proporción no se corresponde.

Claro, la única explicación que veo, es la que decía un colega este viernes, una madre no deja nunca  desamparado a su hijo. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Ya el hecho de enjuiciarlo por mentir y no por terrorista, fue un insulto, pero este resultado final, en verdad es una desvergüenza, algo contradictorio, como dice la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, si tenemos en cuenta “la  política antiterrorista que dice profesar el gobierno de los Estados Unidos y que ha provocado, incluso, intervenciones militares en otras naciones y costado miles de vidas”.

No queda mucho por decir, solo me hago eco del texto final de la declaración del MINREX: “Cuba reitera que el gobierno de los Estados Unidos es el responsable principal de este desenlace y lo emplaza a que asuma sus obligaciones en la lucha contra el terrorismo, sin hipocresías ni dobles raseros”.

El Paso: Del lobo, un pelo

Olga Thaureaux Puertas

“La Doctora Ileana Vizcaíno Dimé concluyó su testimonio  (en el juicio contra Posada Carriles), y pronto regresará a La Habana, pero deja en El Paso sus declaraciones como evidencia de que la bomba que estalló en el Hotel Copacabana el 4 de septiembre de 1997, lanzó una esquirla de metal que le cortó la yugular a un joven de 32 años llamado Fabio Di Celmo”.

Así refiere el abogado José Pertierra, quien representa al gobierno de Venezuela para la extradición del connotado terrorista, el desarrollo de la sesión del juicio este 24 de febrero.

Dentro de todo el show que hemos estado siguiendo en estas semanas, esa es otra verdad escuchada por la fiscalía y que nos acerca a un Posada Carriles, no solo mentiroso, sino también terrorista y asesino.

Se anuncia también en el texto que publica Cubadebate, que “pronto el jurado escuchará una grabación de Luis Posada Carriles, durante una entrevista al periódico The New York Times, en la cual alardea de ser el autor intelectual de ese asesinato”.

Sus palabras son más que elocuentes: “Es el más fatal del mundo.  No pasó nada, pero le cortó la yugular.  Triste, vaya. Es triste, porque no fue intencional, pero no podemos parar porque umm, ese italiano estaba en el momento equivocado en el lugar equivocado”. Así se refirió a la muerte del joven Favio Di Celmo.

Me pregunto qué pasará cuando el jurado escuche más evidencias? Qué hará Posada, se retractará de lo dicho? No, seguramente buscará una justificación o tal vez no diga nada porque, como casi siempre, duerme en las sesiones de su juicio.

Dentro de este extenso juicio faltan muchas verdades por escuchar, pero esta del 24 de febrero, al menos es del lobo, un pelo.

Siguen las “sorpresas” en El Paso

Olga Thaureaux Puertas

Con inquietud esperé la llegada de este martes 15 de febrero, pues se reanudaba la sesión del juicio al connotado terrorista Luis Posada Carriles, aunque el gobierno de Estados Unidos solo lo está juzgando por mentir a las autoridades de inmigración.

Cuál no fue mi sorpresa al leer en los cables que la jueza Kathleen  Cardone postergó el caso hasta el próximo martes 22 de febrero, a las 8:30 de la mañana. Las razones? Pues nada más y nada menos que “deliberar con calma” sobre la petición realizada por el abogado de la defensa en relación con la desestimación de los cargos contra Posada que tienen que ver con las bombas que estallaron en La Habana en 1997.

Pero valorando con detenimiento, todo eso es parte del espectáculo, pues como se ha explicado, si la jueza desestima esos cargos,  los testigos cubanos no testificarían y entonces volvemos al punto inicial, estarían “descubriendo” si Posada mintió o no a las autoridades de inmigración.

No dudo que será así. El destino de un hombre que ha sido acusado ante el mundo como el responsable de disímiles actividades terroristas contra Cuba y América Latina, está en las manos de la jueza Kathleen  Cardone,  que ya sabemos del pie que cojea.

Entonces? Sigo en espera del siguiente acto de este show que nunca acaba, pero que cuando llegue a su fin dejará a un terrorista paseando por las calles de Miami o de cualquier otro lugar de Estados Unidos, bañado con las aguas de la impunidad.

Juicio a Posada Carriles = echarle hilo al papalote

Olga Thaureaux Puertas

Advierto en la realización del juicio de Posada Carriles en gran espectáculo dramático que puede terminar con su absolución.

Sí, eso significaría que ni por mentiroso podría ser sancionado porque por esa causa, según se ha explicado, se le puede imponer una sanción de unos 16 meses y ya él ha cumplido una buena parte de ese tiempo.

Trato de buscar una respuesta convincente a tantas artimañas, pero no la tengo. Solo sé que es una manera de “alargarle el hilo al papalote”.

Antes de redactar estas líneas pregunté  a un niño de 10 años: ¿qué sabes de Posada Carriles? Su respuesta fue rápida y exacta: “el que mandó a poner la bomba al avión que traía a los deportistas cubanos que habían ganado medalla de oro”…”es el que las autoridades de Estados Unidos lo llevaron a juicio por mentiroso y no por asesino”.

Muy sencillo, si un niño tiene claro los elementos esenciales de la personalidad de ese terrorista confeso que se llama Posada Carriles, cómo explicar entonces, todo lo que está ocurriendo.

En la semana que concluye, muchas son las noticias descollantes sobre el tema: En publicación de  Prensa Latina se dice que según el abogado José Pertierra, en las últimas audiencias el fiscal Teresinski seleccionó e hizo escuchar al jurado las mentiras que el terrorista contó a Inmigración durante las entrevistas de abril de 2006, entre estas las vías utilizadas para entrar a Estados Unidos.

Se dice también que estas son  tácticas que usa la defensa del terrorista para confundir a los 12   miembros del jurado, pues para condenar al acusado todos los miembros del jurado deben verlo culpable.

Cada día que pasa veo más lejos la justeza del sistema judicial de Estados Unidos. ¿Cómo ignorar el largo historial terrorista y criminal de Posada?