Archivo de la etiqueta: Obama

Obama, escuche el corazón de Gabriel Guerrero

Olga Thaureaux Puertas

Tony y Gabriel

Tony y Gabriel

Muy conmovida quedé al leer la entrevista que esta semana publica el periódico cubano Trabajadores, a Gabriel Guerrero, hijo menor de Antonio Guerrero, quien narra, entre muchas cosas, las impresiones de la primera visita realizada a su papá a la cárcel, ese último momento de la despedida, cuando uno tenía deseos de irse con ellos, y otros sentían la necesidad de llevarlo…, pero a pesar de eso, siempre Tony tuvo una palabra y un gesto de aliento para ese hijo que lo sabía desanimado.

El Comité Internacional de Solidaridad por los Cinco, ha convocado a todas las personas honestas del mundo para que el quinto día de cada mes se comuniquen con el presidente Obama, en la Casa Blanca y le pidan la liberación de Antonio, Gerardo, Fernando y Ramón, cubanos presos en cárceles norteamericanas, según la justicia de ese país, por ser espías; y de René, que permanece en Estados Unidos bajo libertad supervisada, luego de concluir su condena de 13 años.

Por eso pienso que cualquier día es bueno para tocar el tema, pues entre más documentos reviso, más me convenzo de la grandeza de alma y corazón de esos cinco cubanos, y de la injustica que se comete al considerarlos terroristas, pues su única motivación era alertar, tanto a Cuba como a Estados Unidos, de la actividad de los grupos terroristas que se mueven allí.

Prefiero no imaginar los momentos amargos vividos por esa familia, por Gabriel, quien desde los 4 años, y hoy tiene 19, no veía a su padre, y trató, en seis jornadas, de aprovechar todo cuanto puede enseñar un padre como Tony a un hijo que por tantos años ha estado separado de él.

Repaso cada línea, cada palabra y no puedo evitar emocionarme profundamente. Siento que la injusticia se multiplica pues hay cinco hombres,  cinco familias, y miles y miles de cubanos que estamos privados de tener en nuestro suelo a hombres dignos e inquebrantables que arriesgaron sus vidas por defendernos del terrorismo.

Desde aquí pido al presidente Barack Obama que escuche el corazón de este joven que siente la ausencia de su padre y clama porque el presidente de Estados Unidos reaccione.

Cuánto más, presidente Obama

Olga Thaureaux Puertas

Este martes 26 en la sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas se someterá a consideración de los presentes el informe que  condena el bloqueo que por más de 50 años afecta a Cuba.

Por décima novena ocasión, y con el tema: Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, una vez más se mostrará al mundo, cuánto daño nos ha hecho y nos hace ese injusto bloqueo.

Según cifras conservadoras, el bloqueo ha costado a Cuba 751 mil 363 millones de dólares, pero digo más, porque ahí no están cuantificadas las heridas en las familias que han perdido a un ser querido por no disponer, a tiempo, de un medicamento imprescindible, por solo poner un ejemplo.

Cada año sigo el proceso final de las votaciones. El pasado 187 países se pronunciaron contra la medida norteamericana, el cómputo más alto desde 1991, con solo tres en contra, Estados Unidos, Israel y Palau, y dos abstenciones, Islas Marshall y Micronesia.

Con seguridad este martes Cuba también saldrá victoriosa, pero aunque trato de ser optimista, no tengo la misma certeza de que Estados Unidos  reaccione diferente una vez que se conozca el resultado.

Ojalá en esta, en la décimo novena ocasión, se empiecen a dar pazos. Ojalá esta vez, la segunda en el mando del presidente Obama, él recuerde que un niño,  de la edad de sus hijas, puede estar necesitando de su “generosidad”.

Ojalá recuerde, que él, solo él, dispone de prerrogativas para iniciar un cambio con relación a Cuba.

¿Será que en este caso, como en tantos otros que merecen su respuesta, no le son suficientes los argumentos? ¿Cómo es posible desconocer el voto de 187 países en un organismo como la ONU? ¿Cómo es posible que por 18 veces se haya desconocido ese clamor de la ONU? ¿Cuánto más tendremos que esperar, presidente Obama?