Archivo de la etiqueta: Fidel Castro

Hasta Siempre, Fidel

banderaOlga Thaureaux Puertas
La historia de Cuba nos sigue llevando a las coincidencias. El 25 de noviembre de 1956 salió Fidel Castro desde México en el yate Granma, hacia Cuba. Ese mismo día, pasados 60 años, recibimos de boca de nuestro presidente, Raúl Castro, la triste noticia: “Hoy 25 de noviembre, a las 10:29 horas de la noche falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz. En cumplimiento a la voluntad expresa del Compañero Fidel, sus restos serán cremados. En las primeras horas de mañana sábado 26, la comisión organizadora de los funerales, brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del Homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana. ¡Hasta la victoria siempre!”

Sigue leyendo

¿Qué dicen ahora las aves de mal agüero?

Olga Thaureaux Puertas


Fidel Castro goza de buena salud física y mental. Esa es una noticia que sus admiradores recibimos siempre con beneplácito, a pesar de saber que como todo ser humano, algún día debe morir.

Pero eso será cuando la naturaleza lo disponga, no cuando los enemigos y difamadores, cada vez que lo desean se llenen la boca de mentiras, solo por no tener noticias del líder histórico de la Revolución cubana o por distraer la atención de los cubanos y no cubanos, de un proceso importante que ocurriría el 21 de octubre en Cuba: las elecciones de los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

La muerte es un proceso natural de la vida, y cuando se ha cumplido con altruismo con la familia y la sociedad, entonces se recibe con resignación, pues a ella nunca nos acostumbramos.

Hubo medios en el mundo que incrédulamente pusieron en duda si Fidel Castro era quien había enviado el mensaje a los graduados del primer curso del Instituto de Ciencias Médicas “Victoria de Girón”, ¡Qué falta de respecto!

Después de leer el mensaje de Fidel publicado hoy por la prensa cubana, donde explica su buen estado de salud actual, y que dejó de publicar las Reflexiones “porque ciertamente no es mi papel ocupar las páginas de nuestra prensa, consagrada a otras tareas que requiere el país”, me preguntó que dirá ahora el médico venezolano, José Rafael Marquina, quien informó que Fidel había sufrido una apoplejía masiva, y se encontraba en estado vegetativo y sólo le quedaban varias semanas de vida.
Por suerte Fidel también dice que no sabe desde cuándo no le da un dolor de cabeza. Apoyo las palabras finales de su mensaje: “¡Aves de mal agüero!”.

Otra vez la mentira quedó al descubierto y ojalá tantos malos deseos se multipliquen en muchos años de VIDA y salud para Fidel Castro.

Nunca alejado de los cubanos

Olga Thaureaux Puertas

Fidel nunca estará alejado de la actualidad de los cubanos. Me atrevo categóricamente a responderle así a Carlos Batista, de la agencia AFP, quien publica este domingo en El Nuevo Herald que “Fidel Castro cumplirá 86 años, alejado de la actualidad de los cubanos”.
Su enfermedad lo llevó a apartarse de la vida pública, pero está ahí, siguiendo cada paso de nuestro proceso revolucionario, advirtiéndonos de las cosas buenas y malas, tanto para Cuba como para el mundo.
“El tiempo pasa y las energías humanas se agotan” y Fidel Castro es un humano. Imposible mantenerse incólume. Pero nuestros enemigos, o sus asalariados, se complacen en empañar la imagen y obra de alguien que ha trascendido en el tiempo, en su época.
Llegada la hora de la desaparición física, Fidel Castro seguirá presente en la actualidad de los cubanos porque su obra, su pensamiento, su acción, se han sembrado por siempre en quienes seguiremos llevando hacia delante este proyecto, corrigiendo deficiencias y superando obstáculos. Cuba, dirigida por Fidel Castro, ha ganado un prestigio imborrable por la lucha mantenida, por su heroísmo, resistencia, por su desarrollo social, científico, cultural. Esas cosas no pueden ignorarse y a muchos les duele.
Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución cubana, revolución que ha sembrado otras semillas en Latinoamérica, tiene y tendrá un gran mérito y es haber sido constante en la lealtad en sus ideas y en sus principios, estar siempre al lado del pueblo en el peligro, en los desastres naturales, siempre en la primera línea. Eso, no se borra jamás.
Los cubanos amantes de esta Revolución y de Fidel Castro no necesitamos un día, una fecha, para rendirle homenaje a quien ha dedicado toda su existencia por el bien de su tierra y de la humanidad misma.
Según dice el periodista de El Nuevo Herald: “ninguna celebración pública ha sido anunciada para el cumpleaños”. Pues en todas las comunidades, desde este domingo, se realizan actividades deportivas y culturales; en la noche, se multiplicarán las veladas en espera de dos onomásticos importantes, el del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, y de René González, uno de los cinco, y que después de cumplir 13 años de injusta condena, debe esperar tres años más en tierras de Estados Unidos bajo el régimen de libertad supervisada.
Este 13 de agosto y todos los días por venir, los cubanos de bien, celebraremos de disímiles maneras el cumpleaños del estadista mayor y le deseamos salud y fortaleza para que nos siga guiando. También le ratificamos que en las diferentes generaciones de cubanos, está garantizada la continuidad de su obra. Eterna salud, Comandante.

Impresiones de Fidel sobre el desfile

Tuve hoy el privilegio de apreciar el impresionante desfile con que nuestro pueblo conmemoró el 50 Aniversario de la proclamación del carácter Socialista de la Revolución y la victoria de Playa Girón.

También se inició este día el Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Disfruté mucho la narración pormenorizada y la música, gestos, rostros, inteligencia, marcialidad y combatividad de nuestro pueblo; a Mabelita en la silla de ruedas con el rostro feliz, y a los niños y los adolescentes de La Colmenita multiplicados varias veces.

Vale la pena haber vivido para el espectáculo de hoy, y vale la pena recordar siempre a los que murieron para hacerlo posible.

Al iniciarse esta tarde el Sexto Congreso pude apreciar, en las palabras de Raúl y en el rostro de los delegados al máximo evento de nuestro Partido, el mismo sentimiento de orgullo.

Podía estar en la Plaza, tal vez una hora bajo el sol y el calor reinante, pero no tres horas. Atraído por el calor humano allí presente, me habría creado un dilema.

Créanme que sentí dolor cuando vi que algunos de ustedes me buscaban en la tribuna. Pensaba que todos comprenderían que no puedo ya hacer lo que tantas veces hice.

Les prometí ser un soldado de las ideas, y ese deber puedo cumplirlo todavía.

Fidel Castro Ruz
Abril 16 de 2011
7 y 14 p.m.

Gracias por existir

Olga Thaureaux Puertas

Es el día de un hombre de talla universal, no profeta, pero sí de visión extraordinaria, de futuro, muy sereno y seguro de lo que quiere. Con una personalidad única, imponente.

Es el día del 84 cumpleaños de quien millones de personas de Cuba y el mundo, siguieron, en los últimos dos años, los detalles de la recuperación de una dolencia de salud que lo llevó, incluso, a hacer dejación de su cargo de Presidente.

Durante su enfermedad seguí cada información, cada foto, siempre con la esperanza de su recuperación, pero también, y lo confieso, con la convicción de que como todo ser humano algún día llegará el momento en que ya no esté físicamente entre nosotros.

Pero algo me decía que ese momento no había llegado aún. Recuerdo una presentación de Raúl en público cuando dijo que estaba como un caguairán. Eso indudablemente me alentó. Seguía sus reflexiones, una manera muy especial de decirnos: “estoy aquí, junto a mi pueblo, combatiendo con las ideas, con la pluma”…

Luego vino la gran sorpresa del mes de julio: El homenaje rendido en Artemisa a sus compañeros de lucha, esos que sin recursos, pero con un ideal muy definido, lo siguieron para tomar la fortaleza militar de Santiago de Cuba, el cuartel Moncada. Era la primera presentación pública después de largos meses de recuperación.

Este 13 de agosto es un cumpleaños de celebración especial. Ahí lo tenemos, alertándonos, orientándonos, conduciéndonos por el mejor camino.

Muchas cosas deseo decirle hoy a Fidel Castro, más lo más sencillo, pero de corazón es: Gracias Comandante por su ejemplo, por su presencia, por darnos la oportunidad de disfrutar nuevamente de su imagen de verde olivo, de su clarividencia…, gracias por existir.